miércoles, 8 de abril de 2009

Algo de sal

me queda sólo un doblez de la tarde
y las hormigas lentas
mastican lo que resta de lucidez

hay una música escurridiza
que relame mi espalda
(a falta de vértigo)
y acaricia mis piernas
con su ritmo curvilíneo,
tratando de amputar
el desequilibrio perfumado
de las ideas que no combinan con mi pelo

pero siempre encuentro
algo de sal en mi solapa,
relámpagos calientes para reavivarme
y vientos interiores para barrer
los sedimentos agrios que
-por error- se asilaron en mi almohada

entonces reconozco
que simplemente me alcanza
con un doblez de la tarde:
un pequeño espacio / un diminuto tiempo
en el que pueda levantar mis párpados
(despertar mis sentidos)
y contemplar
la parcela de suelo que me sostiene
y el infinito de cielo que me libera.

14 comentarios:

JuanR Cuchhi dijo...

ese pequeño mundo del momento.
como tallas los versos...
espectacular Paula.

besos volados

Pascual dijo...

Vientos interiores, hermoso ver como se mueven las cosas dentro, recorrer con un verso lo que las tripas le dicen a nuestro deseo, como desvestir un alma tapada con cartones.
Pascual

Adolfo Payés dijo...

sentimientos infinitos del alma escrita en tus versos..

un bello poema..

saludos fraternos
un abrazo

paula varela dijo...

ese pequeño mundo es lo que tenemos, Cuchi... sólo resta disfrutarlo.

un beso!

paula varela dijo...

sí, Pascual, todos tenemos algún viento interior, algo que nos mueve, que nos empuja, que nos despabila...

Un beso!

paula varela dijo...

Adolfo, gracias por la visita.
un abrazo para vos.

eika dijo...

Bastan pocas chispas para encender el alma :)

paula varela dijo...

Sí, querida Eika, basta muy poco...
:)

Pablo Mariosa dijo...

En un instante, la apreciación completa de la existencia.

Un mundo de posibilidades. Y uno elige...

Te invito a visitar mi blog.

Un beso,

Pablo

Gustavo Tisera dijo...

Bellísimas las imágenes que evocan tus palabras. Un saludo!

paula varela dijo...

Pablo,
gracias por el viaje de tus palabras.

Pasaré por tu blog.
un beso.

paula varela dijo...

Gustavo,
gracias por tu visita y tu comentario.

un beso,
Paula

Migue! dijo...

Este poema es como una caricia, cuando deje de releerlo te dejo un comentario, es broma es broma, está muy bueno, mencanta!

paula varela dijo...

Migue!
gracias por pasar y dejar tus huellas.

besos