martes, 28 de abril de 2009

Sin infinito

soy la que sale a la intemperie
aunque la calle esté enceguecida de pestes
o recalentada de fiebres
que vienen desde otros reinos

no nos queda otro tiempo
que este oportuno
(el infinito ya fue mutilado
y resta sólo un racimo de horas
antes que anochezca)

la sugestión de los pronósticos
dejó de asustarme:
me he convertido en mi propia profeta
en la reina sublevada
de este imperio persistente
que nos exalta con miedos y fobias

aplaudo con furia
el estallido de este escudo extranjero
que arranca jirones de mi piel
con las esquirlas que implosionan

suelto hoy mi cordón umbilical
y celebro mi cuerpo,
mis acantilados tibios,
mis escalinatas interiores…
y hasta los pasadizos
que no conducen a ningún lugar

lo muestro todo:
mis rodillas,
mi debilidad contagiosa,
mi confusión lúdica y cruel
mi paso abúlico... por un resquicio a tientas

huelo, al fin, esta vida que a veces duerme,
disfruto de su sabor mundano
(toco sus ojos nocturnos)
y me dejo entibiar por su temperatura ciega.

10 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Excelentes versos,, me los quedo dobladitos así en el pecho por siempre..

un gusto visitarte

saludos fraternos
un abrazo inmenso

JuanR Cuchhi dijo...

quizás eso nos salve, digo disfrutar del Mundanal Ruido Biológico.
Me reflejan los ultravioletas de tus versos, calientan y entibian también ese tiempo, se abren flores y vienen a libar los insectos del páramo.
besos Enormes.

paula varela dijo...

Adolfo,
gracias por el gesto...
y la fidelidad de tus visitas.

un beso

paula varela dijo...

Ay... juanra, siempre con tanta emoción tus palabras!
gracias.

un beso

eika dijo...

Infinita es la magia que envuelve tus formas, tangibles o no!

Un beso, Paula!

paula varela dijo...

Eika, querida!
infinito y contradictorio es el tiempo que no cabe en nuestras manos...

Un beso, gracias por la compañía.

HYDRO dijo...

Navegando encontré tu pag.y mi sorpresa es que tambien te sigue Adolfo.Bueno a lo que iba me parece impresionante lo que haces.Un saludo.

paula varela dijo...

Hydro,
gracias por tu comentario.
Nos leemos.

besos!

mabel casas dijo...

paula

hay momentos que la sátira de afuera
pretende enloquecerse a su provechos

y tu poema lo siente
y logra decirse de sus propios miedos
deshacerse de llevarlos a cuestas esa noche
y late libre en los últimos versos

muy buen texto!
cariños, amiga

paula varela dijo...

Mabel,
gracias por tan hermoso comentario.

un beso!