martes, 27 de septiembre de 2011

Afuera - adentro

Es cierto,
la calle está poblada de insectos
y, por supuesto,
el ruido del agua que corre
por el cordón de la vereda,
no te amenaza.

Un perro te sigue,
como si tuviera realmente
algo que decirte.
No va a ningún sitio en particular,
es liviano.

En cualquier parte hay una esquina,
un hombre frágil
o un farol con los vidrios rotos.
Su luz mortecina evidencia
que hay algo más en el fondo de las cosas.

Por eso deberías detenerte, reír,
suponer que nada sucede a tu alrededor
de una sola manera,
que necesariamente
lo inesperado te espera.
Sólo deberías ocuparte
de dejar una huella, una sola al menos,
una silueta imperfecta pero real,
un indicio incuestionable
de que lo intentaste todo.

3 comentarios:

Loli dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Desconcierto dijo...

Me ha gustado su lectura..

sigo un ratito más por aquí

grifoll foll dijo...

me encanta más que mucho!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!