martes, 15 de junio de 2010

Naturaleza viva

irrumpe dentro un volcán encendido
y el fuego enérgico se derrama

querés una palabra y brota un alarido
un grito tormentoso un clamoreo

sólo tengo un temblor para darte
y el manual de instrucciones se quema
antes de llegar a tus manos

(soy afortunada)

tengo arrebatos y calma
pero no líneas rectas
ni curvas predecibles
ni ondulaciones que te lleven
a un lugar seguro

(no hay servicio de alarmas sísmicas en mí)

bien adentro se amontonan las sustancias vitales
elixires de encanto ácidos
saliva licores de vehemencia infecciones
aguas cristalinas y aguas misteriosas

pero no hay respuestas que te aquieten
las certezas se disipan con el humo

y me gusta eso
porque aunque resulte extraño
puedo descansar en esa lava exaltada
en esa naturaleza interior viva
que deja la muerte
para cuando ya no haya preguntas.

6 comentarios:

Verónica Ruscio dijo...

¡Excelente! Te leo y me leo por adentro. Es increíble. Cada vez que vengo a tu sitio, te encuentro y me encuentro a mí misma.

Cariños.

Máximo Ballester dijo...

Una apuesta muy interesante. Me gusta. Saludos.

paula varela dijo...

Vero! Qué lindo eso que decís de encontrarte en mis palabras. Gracias por darle sentido a mis intentos.

un beso enorme!

paula varela dijo...

Gracias Máximo, me alegra que te guste el poema, muy liberador para mí, por cierto...

un beso!

Loli dijo...

Me encanto este poema, lo lei varias veces y no queria dejar de decirte que me gusto mucho.

besos

paula varela dijo...

Gracias Loli, tus lecturas son buenas compañeras. :)
besos