martes, 30 de junio de 2009

Duraciones

al borde del ocaso
tu brillo escurridizo
susurra con el viento

abrís las mil puertas,
las ventanas de Moebius,
abrís tu boca que todo lo esculpe,
tus piernas

es el sol que se abre
y restaura tus gritos sombríos
en un silencio diáfano

justo ahí donde muere la noche,
en esa curva donde los finales
hacen el amor con los principios

ahí donde el ruido diminuto
evidencia la vida,
y donde, también, algo tiene que morir
y muere.

10 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW excelente.. que lindo tus versos.. me los quedos.

Saludos fraternos con cariño.
Un abrazo
Besos

eduprecidente (con c ) dijo...

los ocasos tienen ese misterio, que tanto se parecen a nosotros.

Un beso

paula varela dijo...

Gracias Adolfo por ese entusiasmo que me alegra.

un beso!

paula varela dijo...

los ocasos...
son tan hermosos!
Gracias por pasar, Edu.

Un beso!

HYDRO dijo...

Leo cosas que me alegran el corazón,!!!Gracias.

eika dijo...

La vida es circular... elíptica en alginos casos.

Cambiante y no cambiante =)

paula varela dijo...

Ay, Hydro, qué lindo eso que decís!
Gracias!

un beso!

paula varela dijo...

eika, aquí sigo envuelta en las paradojas.

gracias por acompañarme.

un beso!

Juanra "Cuchi" dijo...

atardeceres...amaneceres...
tránsitos y paisajes de las duraciones.
excelente imagen la que me ha reflejado en el tejido neuronal.
besos volados Paula.

paula varela dijo...

Juanra,
besos que vuelen también a tu horizonte!