lunes, 7 de julio de 2008

Lo que no digo

el miedo inventó las excusas /
me distrajo en las ferias pueblerinas
donde compré máscaras sin rostro

ese artilugio terrenal
saboteó mis gestos /
tensó mis cuerdas vocales /
diluyó mis voces /
perdió mis pasos en caminos eriales
y me arrojó después
a un océano de incertidumbres
de bocas amordazadas
que ya no tienen qué decir

ahora observo impávida el horizonte:
esa circunferencia que me acorrala
que rodea mi cuello
que taja mi garganta
que cercena toda novedad
y siento algo que arde
algo que está por alumbrar
algo que necesito decirte
pero no sé cómo…

21 comentarios:

cuchhhi dijo...

lo que no digo...
eres el Alma de las Palabras.
eres genial
y yo te disfruto lentamente
saludos hermana de poesía.

http://aitorarber.spaces.live.com/ dijo...

Escribes como si estuvieras sentada frente a ti misma, y ambas os contemplais. Este poema me sabe como a ese diálogo íntimo y particular

©Claudia Isabel dijo...

me gusta eso de "máscaras sin rostros" es una imagen fuerte...
Excelente poema, poeta!

ahhh, el poema anterior lo malinterpreté o le dí una interpretación libre.

faure dijo...

"perdió mis pasos en caminos eriales
y me arrojó después
a un océano de incertidumbres
de bocas amordazadas"

muy lindo eso eh...

:)

paula varela dijo...

cuchhi:

sólo soy espectadora de ella
o artífice de juegos incomprensibles.

paula varela dijo...

aitor:

gracias por tus palabras,
me gusta sentarme a mi mesa
y dialogar conmigo misma.

un beso

paula varela dijo...

claudia:

gracias por compartir estas palabras.

es una alegría que me visites, poeta.

un beso

paula varela dijo...

faure:

me alegra que te guste! :)

eika dijo...

Tal vez no es el momento de hablar, es el momento de escuchar.

Buenísimo, como siempre.

Paso a saludar, te dejo una sonrisa silenciosa :)

josé dijo...

las trampas de los días tienen la particularidad de quedarse con nuestras mejores intenciones, o aunque no lo sean, al menos tienen las cosas que sentimos y queremos dar, mucho suele quedar en nada, por desgracia..

Sonia Betancort dijo...

Entre el "horizonte que acorrala" y la belleza, como siempre encendiendo un sol de noche. Felicidades! A ver si un día de estos, que estoy en buenos Aires, nos juntamos y hacemos alguna lectura. Un abrazo

Jorge Ampuero dijo...

Bello poema. Y en lo que respecta al verso final, por experiencia, creo que a veces basta el silencio para decirlo todo.
Me gustó tu espacio y la atmósfera que emana y se respira al fragor de tus palabras.

Un abrazo...

Palbo dijo...

Cuento breve:

El hombre entra al negocio porque quiere comprar una mesa. Es una mueblería, pero no antigua. Le ofrecen de varios tipos y modelos, pero el hombre no se decide y se va.

tino cassi dijo...

magnifica forma en el sentido
el sentimiento
que está
y escapa

;)

paula varela dijo...

eika:

siempre que hay algo que decir, tarde o temprano se dice... pero claro, lo difícil es acertarle al momento!!!

un beso!

paula varela dijo...

jose:

gracias por detenerte en estas tierras...

saludos!

bernard n. shull dijo...

hi mate, this is the canadin pharmacy you asked me about: the link

paula varela dijo...

hola sonia:

estaría buenísimo lo de la lectura!

escribime al mail y arreglamos.

un beso

paula varela dijo...

jorge, bienvenido a mi espacio.

y gracias por el consejo!

saludos

paula varela dijo...

palbo:

entiendo que a veces hay que decidirse... y eso está bueno!

paula varela dijo...

tino, amigo, siempre los sentimientos dan vueltas alrededor, son ineludibles!

un abrazo!