martes, 16 de octubre de 2007

Instante traslúcido

basta con circular la lengua
por la boca de un desconocido /
con apoyar los labios
en la humedad reseca de un aliento

alcanza con invertir las rutinas
para que la nieve
se transforme en semillas iluminadas /
que el aire empuje contra la cara
los pétalos traslúcidos /
la piel mustia de las flores marchitas

es suficiente el diálogo gestual
o las piernas al grito de la tarde
o los ojos pegados contra el suelo
en busca de una cercanía desenfocada /
una definición que no llega a ser /
una aparición que se desvanece

basta / tal vez / con dejar que el sol
entibie las dudas / implosione / se evapore / regurgite /
que succione para sí todo a su alcance
o se lance de boca contra el pavimento /
que se suicide
o le quite gravedad a un solo instante.

6 comentarios:

cuchhhi dijo...

basta con una poesía así para estremecerme y dejar que me lleven tus palabras al calor de una tarde en ti escrita.GRAN POEMA.
besos,hermana hecha de poesía

tino cassi dijo...

en la ingravidez fugaz,el instante del sol,guiado por una pequeña,austral,que brilla y lo encamina,en una ligera orbita,recién creada...

Gustavo Tisera dijo...

Buenísimo tu blog! Me encantan tus versos. Prometo pasar seguido por aquí. Un saludo y nos leemos...

paula varela dijo...

cuchhhi:
gracias por escribir la tarde en mí...
Un beso poeta.

paula varela dijo...

tino...
entre tus letras se desliza mi ingravidez.

paula varela dijo...

me alegra verte por acá, Gustavo...
siempre bienvenido!