lunes, 16 de abril de 2007

La nada

estaban mis ojos apoyados en la cima
dibujando las formas de la oscuridad
(las siluetas del miedo)

era la vida vista desde lo alto
eran las pupilas del cóndor
el-cielo-todo-hecho-mirada

nadie supo decirme
por qué se cosechaban nubes en la sierra
por qué la lluvia era el vapor
del aliento ocre y taciturno

ninguno vio
cómo se desvestían los árboles en el fuego
ni cómo se transformaban los silencios en chispas diminutas

era un recuerdo tibio
que-se-escurría-manso-en-el-viento
que murmuraba frases inexplicables

y en ese transcurrir se me aparecían magias
se me ocurría pensar en lugares,
en brillos
en palabras que nadie dijo antes

así-pensaba-un-poco-en-todo
así-pensaba-un-poco-en-nada.

2 comentarios:

Pablo Fernandez dijo...

LA PROXIMA VEZ LLEVATE UN DIBUJITO MIO.
DE ALGO SERVIRA,CREO.
TE SIGO LEYENDO.
PABLO

paula varela dijo...

no, no... mejor no me llevo nada y me quedo mirando las nubes... pero cuando vuelvo, sí, sí... me inspiro con tus dibujitos ;)