martes, 13 de octubre de 2009

Desvaríos

afuera puede haber un arcoíris
o una tormenta de viento,
pero a mis ojos se les antoja una nube
con forma de elefante

se encaprichan con las formas,
se jactan de revelar texturas y colores
y hasta son capaces de enamorarse de un abismo

mis ojos creen que el amor
se mira con la oreja
o que para dar un abrazo, basta la nariz

pero ya no quiero sus espejismos etéreos
ni sus desvaríos camaleónicos
ni su ambigüedad turbia y oscura

por eso los arranco de sus cuencos
con una cucharita de té,
los hago rodar por la pendiente
hasta que desaparecen por alguna hendidura

prefiero andar ciega de esos ojos engañosos,
tocar algo real con mis propias manos,
dejarme guiar por los olores instintivos
y embriagarme hasta la madrugada
con una saliva auténtica.

8 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que lindo.. me gustaron tus versos..
" Prefiero ser ciego ante tus ojos mentirosos.."

Precioso

Un abrazo
Saludos fraternos...

paula varela dijo...

Adolfo,
lo malo es que esos ojos son los míos propios...

gracias por tu abrazo.

Sonia Betancort dijo...

Qué guay! Paula! jajajaja ,me has arrancado una sonrisa plena. Yo también prefiero la saliva auténtica, y este me parece un poema perfecto para leer en mis días de desvarío. Gracias, mi querida llamarada poética.

Martín Jiménez Guerra (M.J.Réquiem) dijo...

Excelente Paula. Un abánico de imágenes.

Siempre uno se miente un poquito a sí mismo. ¿No?

Besos.

Daniel dijo...

Que hermoso poema...

Como dijo Savina
Mentiras piadosas.

Te envío mi abrazo.
Dani..

paula varela dijo...

Ay! Sonia!
La rueda de la sorpresa pasa veloz sobre mí. Cómo extraño nuestras charlas!!
¿Quedamos para el sábado en el barrio chino? :)

paula varela dijo...

Hola Martín,
gracias por detenerte en mis desvaríos.

besos.

paula varela dijo...

gracias Dani!
Otro abrazo para vos.