jueves, 25 de diciembre de 2008

Mi agujero negro

el tiempo se va condensando en un punto
(¿o es el espacio?)
se contrae hacia el centro
atrapa un todo infinito sin volumen
hasta crear un agujero negro

ahí estoy:
los olores son neutros
inanimados
no emocionan
la humedad no acude a mi boca
no se derrama por la comisura de mis ojos
porque el agua es densa y no fluye

el horizonte de sucesos que me rodea
es una mezcla de caos estadístico
y normas de una relatividad pesada
que son irreconciliables

todo es piedra insensible
es pared que rodea por los cuatro costados
y gritos que piden a gritos un poco de silencio
o la quietud de tanto vértigo
el fin del movimiento frenético
la suspensión de la caída

ahí: en el agujero negro
es el lugar donde me detengo
(¿o son sus fuerzas las que me atrapan
sin que pueda oponer resistencia?)
y donde por fin puedo ver el vacío necesario
(un campo donde la energía se concentra
de donde no escapa)
pero que logra formar nuevas estrellas
brillos nacientes
que orbitan alrededor y me renuevan.

4 comentarios:

Maga dijo...

Qué preciosidad.
Detente donde quieras, pero no te pierdas nunca.

paula varela dijo...

maga!

gracias por tocar con tu varita mis tierras.

un beso!

JuanR Cuchhi dijo...

salud y suerte Querida Poeta.

paula varela dijo...

abrazos, Juanra!